¡Dulzura por doquier!

Rendimiento favorable via impresión vertical de Delac Dulce

Imagínate que estás junto con todos tus hermanos y hermanas en un nido cálido y acogedor.   Tú conoces esta área como la palma de tu mano,  -o pezuña -, ya que has vivido aquí toda tu vida. Todos los días siguen el mismo patrón: nosotros dormimos, las luces se prenden, personas entran en nuestra casa, jugamos todo el día. Mamá nos llama a cada hora para una buena comida con leche,  y cuando ya estamos satisfechos tomamos una pequeña siesta. La vida es buena…

Pero luego, de repente, se llevan a mamá y la gente te lleva a un lugar oscuro. Tú gritas, pero nadie te escucha. Te sientas en una esquina de esta habitación oscura por horas. Hace frío, mucho ruido y con diferentes lechones que son extraños para ti. Inluso alguno de ellos quiere pelear. A la mañana siguiente, tienes hambre, pero no hay leche – solo esos pequeños bloques extraños. No te gustan…

Hacer click abajo para mayor información.